ACEITE DEL ÁRBOL DEL TÉ Y LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS SARS-COV-2

RESPUESTA AL CORONAVIRUS (SARS-COV-2)

El sars-cov-2 es un virus nuevo, lo que significa que existe una inmunidad muy baja en toda la población humana, por lo que la propagación del virus es difícil de controlar y, a menos que se tomen medidas estrictas para evitar la infección, es casi imposible detenerla. Una vez que se produce la infección no existe una cura conocida para covid-19. Las mayorías de las infecciones se resuelven en un tiempo relativamente corto a medida que el sistema autoinmune desarrolla mecanismos de defensa para combatir la infección. No está bien claro si puede haber una recaída después o no, esto permanece incierto.

Algunas de las estrategias más comunes para reducir la posibilidad de infección son:

1- lavar regularmente las manos y con abundante jabón o detergente. 2- Cuando no hay agua alrededor, usar jabones desinfectantes.
3- Evitar o restringir contacto con otros.
4- Evitar tocar tu cara particularmente ojos, nariz y boca

5- usar equipo protector como mascarillas, guantes, etc. Cuando uno se expone a contacto con gente que muestre síntomas o haya estado en contacto con casos de covid-19.

EL ACEITE DEL ÁRBOL DEL TÉ TIENE POTENCIAL ANTIVIRAL

El aceite del árbol del té es una mezcla compleja de terpenos y otros hidrocarburos producidos metabólicamente en las hojas de Melaleuca alternifolia, una especie nativa de Australia.

NOMBRE COMÚN: aceite del árbol del té

NOMBRE BOTÁNICO: Melaleuca alternifolia.

INCI: aceite de las hojas de Melaleuca alternifolia (árbol del té)

PROCEDIMIENTO: destilación al vapor.

DEFINICIÓN DE CALIDAD: ISO4730:2017

El aceite del árbol del té está muy bien documentado como: • antibacteriano
• anti-hongos
• anti-inflamatorio

• anti-levaduras • anti-ácaros
• antiviral

USOS COMUNES DEL ACEITE DEL ÁRBOL DEL TÉ EN EL ENTORNO ACTUAL: ACEITE DEL ÁRBOL DEL TÉ Y LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS SARS-COV-2

Jabones desinfectantes: lo más común son formulaciones con 70% de alcohol y el 5-10% de aceite del árbol del té. El alcohol se evapora mientras el árbol del té permanece potencialmente mucho más tiempo en la piel proveyendo protección adicional gracias a su eficacia antimicrobiana

Vaporizadores: muchas casas y oficinas eligen usar el aceite del árbol del té en vaporizadores o en el aire acondicionado para protegerse de posibles virus y otros microorganismos que puedan estar en el aire.

Productos de limpieza para superficies: las formulaciones con aceite del árbol del té son populares para usar en sprays o en limpieza de superficies para una posible adicional protección contra microorganismos.

SUMARIO DE ESTUDIOS CLÍNICOS:

En el 2006 el equipo Carson et al compiló los datos generales sobre la acción antiviral del árbol del té. En una de las secciones de este trabajo, titulada Actividad Antiviral se proveen detalles y referencias de la actividad viricida del árbol del té para:

Virus del mosaico del tabaco: después de 10 días de lesión usando árbol del té, los niveles bajaron significativamente.

Virus del herpes Simple: el aceite del árbol del té inhibe el 50% de la formación de placa a una concentración del 0.0009% para el virus del herpes simple I y del 0.0008% para el virus del herpes simple-2.

Virus del herpes Simple- 1 en células vero (unas células aisladas de las células epiteliales de los riñones):
Se encontró mayor efectividad del aceite del árbol del té en virus libres al 1% inhibiendo la placa completamente y usando el 0.1% se consigue una reducción de la placa del 10%.

Los autores concluyeron que «los resultados en estos tres estudios indican que el aceite del árbol del té puede actuar contra virus con membrana y sin membrana aunque el rango de virus analizados hasta esta fecha es limitado».

En 2009 Garozzo et al reportaron actividad antiviral del árbol del té en virus de la gripe tipo A y del herpes simple 1 y 2 a una concentración del 0,025%. Una eficacia media se vio en concentración del 0,125% contra virus del herpes simple 1 y, para el virus del herpes simple-2 y el de la gripe A, a una concentración del 0,0006%. Esta actividad antiviral se le atribuye al componente terpinen-4-ol del aceite.

En 2010 Astani et al. compararon los efectos antiviraels de muchos aceites esenciales contra el virus del herpes simple-1 y encontraron y encontraron que el más efectivo era el árbol del té comenzando con concentraciones del 0,0001% .

En 2011 Garozzo et al. Reportaron que el aceite del árbol del té inhibe el complejo de glicoproteína llamado haemaggluinin que es el responsable de que el virus entre en las células que van a ser su huésped.

En 2012 se llevó a cabo un estudio profundo sobre la inactivación del virus de la gripe en el aire que contestó la pregunta ¿puede el aceite del árbol del té funcionar en los virus que se encuentran en el aire?. Los investigadores reportaron una disminución de la carga viral de 150 por ml a aproximadamente de 5 al 1,82 ml en 5 ml de exposición y una total inactivación después del uso del aceite del árbol del té en el filtro del aire durante 15 minutos.

En 2013, en plena epidemia de la gripe A, los investigadores trabajaron en ver cómo el aceite del árbol del té interactuaba con el virus y si su modo de acción prevenía que el virus se metiera en las células huéspedes inactivando su reproducción. Encontraron que el terpinen-4-ol, el componente bio activo principal del aceite del árbol del té, se combina con la membrana del virus en el sitio de fusión conocido como haemagglutinin (HA) y confirmaron los estudios de Garozzo et al (2009- 2011) demostrando, usando simulacros computacionales, que el aceite podía prevenir que los virus de la gripe entraran en las células del huésped interrumpiendo el proceso en el punto de fusión del virus con la célula huésped. En este estudio Li et al reportaron efectividad antiviral del aceite a concentraciones del 0,02%.

TRADUCCIÓN LIBRE DE ALGUNAS DE LAS PARTES MÁS RELEVANTES DEL ESCRITO DE LA ATTIA SOBRE ÉSTE TEMA). VER EL ORIGINAL AQUÍ: https://www.escuelaesenco.com/tony-larkam-informacion-y-protocolo-en-el-uso-del-arbol-del-te- para-sars-cov-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *